La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza (1977)


La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza

Hacer una reseña de Star Wars a estas alturas parece un poco de risa. Pero no hacerlo en un blog en donde se hablan de películas clásicas sería un sacrilegio. El universo de Star Wars es tan grande que no se puede tomar la primera película, el episodio IV, como un filme por separado. Veo más bien las tres películas más antiguas como una película más grande, una gran película de aventuras con todos los ingredientes de intriga, amistad, romance, comedia, lealtad, magia, poder, odio… la lista es casi interminable.

Millones de personas se volvieron fans de este invento de George Lucas, y unos cuantos más quedarán por venir, pero no hay quien se escape de la gran maniobra de marketing de este amigo del alma de Steven Spielberg: aún hace un par de meses supimos que se iban a reeditar los seis volúmenes de Star Wars en Blu-ray, y hace un poco más que se iba a estrenar otra película de animación tipo The Clone Wars, además de todos los videojuegos que tienen su base en La Fuerza o en su Lado Oscuro.

Como todos los fans de La Trilogía saben, George Lucas lo que quería era hacer lo que ahora está tan de moda: una adaptación de un superhéroe del cómic a la gran pantalla. Su héroe, como el de Sheldon Cooper, era Flash Gordon. Sin embargo, su sueño quedó truncado cuando se dio cuenta de que los derechos de Flash no estaban en venta.

Así y todo, decidió crear su propio superhéroe de ciencia ficción. Muchos pensarán que escribió los nueve episodios de Star Wars (las tres películas antiguas, las tres nuevas y tres que quedan por venir) como un todo. Sin embargo, lo que es más plausible es que escribiese una historia enorme, como una mitología anterior al Episodio IV, un borrador de guión que comprendía tanto la primera película como ideas que se desarrollaron en los episodios V y VI, y otra especie de mitología para los descendientes de la Princesa Leia y Han Solo y la escuela de los jedis de Luke Skywalker.

No es mi intención abrir un debate sobre el resto de películas del universo Star Wars. En mi opinión, creo que la mejor de las siete estrenadas (contando la película de animación) es El imperio contraataca, y no sólo por la historia, su desarrollo y su final, sino también por los aspectos técnicos, aciertos del guión de Lawrence Kasdan y Leigh Brackett, y el saber hacer de Irvin Kershner como director. Pero la película que supuso el hito en la historia del cine, la que abrió el camino de la ciencia ficción al gran público, a la tecnología y al género de aventuras, la que supo recoger la semilla de las películas de caballeros y modernizarlas, y la que, en resumen, fue al cine lo que The Beatles a la música, fue el Episodio IV de Star Wars, Una nueva esperanza.

La nueva esperanza de la que nos hablan es un joven campesino huérfano llamado Luke Skywalker, que vive en una granja con sus tíos Owen y Beru Lars soñando con salir al espacio exterior y vivir aventuras.

Lo que no sabe Luke, es que va a ser una pieza clave en la lucha de la Alianza Rebelde contra el Imperio, el sistema dictatorial que detenta Palpatine junto con su número dos, Lord Darth Vader. La lucha entre las tropas imperiales y las tropas rebeldes da como resultado que la nave de la princesa Leia, líder de la Alianza, sea atrapada por Vader. Pero justo antes de ser localizada, envía a sus dos lacayos, C3PO y R2D2, a Tatooine para que busquen a Ben Kenobi, y que acuda en su ayuda.

La casualidad o el destino, según se mire, hace que los droides caigan en las manos de Owen y Luke, quien es capaz de ver el mensaje oculto de Leia en R2. Como y a hemos dicho antes, el sueño de Luke es vivir aventuras, por lo que no puede quedarse en casa sabiendo que una princesa está en apuros. La única información que tiene Luke es que Ben Kenobi es un ermitaño que vive en las montañas (según su tío Owen), así que hasta allí se dirige sin saber que Ben en realidad es Obi Wan Kenobi, un famoso jedi que conoció a su padre cuando combatieron juntos.

Ambos deciden salir a la búsqueda de la princesa, pero necesitan una nave con la que llegar a su destino. La taberna de Mos Eisley parece un buen lugar para encontrar algún mercenario que les lleve a Alderaan. Allí se encuentran con Han Solo y Chewbacca, a quienes convencen prometiéndoles el dinero que podrían recibir si rescatan a una princesa de grandes peligros. Sin embargo, los cuatro compañeros de viaje deben salir a toda prisa de Mos Eisley porque las tropas imperiales les han seguido el rastro a los droides (y de paso se han cargado a los tíos de Luke).

Es entonces cuando por primera vez vemos al Halcón Milenario, la nave de Han Solo, alcanzando la velocidad luz para llegar a Alderaan, el planeta de Leia. Pero cuál es la sorpresa de los tripulantes cuando llegan a lo que debería ser Alderaan: se encuentran con una serie de pequeños trozos de tierra. Alderaan ya no existe, y eso es porque Darth Vader ha destruido el planeta con la nueva arma del imperio: la Estrella de la Muerte.

Lo que no se esperaban los tripulantes, es que en la Estrella de la Muerte Darth Vader tiene retenida a la princesa Leia, torturándola para conocer en dónde está la base rebelde y, por supuesto, los planos robados de la estación espacial. Así que después de esconderse en unos departamentos ocultos de la nave, Han, Luke, Chewbacca y los droides deciden salir en la búsqueda de la princesa para rescatarla, mientras el maestro Kenobi decide investigar la nave para desactivar el campo de fuerza que hizo que el Halcón Milenario fuese atraído a la base.

Tras escapar de la Estrella de la Muerte después de ver cómo fallecía Obi Wan en un enfrentamiento con Darth Vader, nuestros protagonistas llegan a la base rebelde de Yavin IV, en donde se analizan los planos de la estación espacial. La Alianza descubre entonces que hay un ínfimo punto débil por donde deben disparar un proyectil pasando por una especie de pasadizo, y es Luke quien será el elegido para llevar a cabo el cometido, que logrará gracias al apoyo de Han Solo y su Halcón Milenario y, por supuesto, a La Fuerza, que le hace no fallar en su objetivo.

Ficha | Imágenes

Anuncios

3 comentarios en “La guerra de las galaxias. Episodio IV: Una nueva esperanza (1977)

  1. Hola

    Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

    Suerte con tu web! 🙂
    Cristina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s